Reflexiones sobre la muerte en forma de música

Últimamente el mundo de la música anda revolucionado y ya no se si es quien que escribe por lo que escribe, o que las personas estamos dejando atrás el tabú a la hora de hablar de la muerte.

Lo cierto es que los músicos – aunque no sólo los músicos – están canalizando, asumiendo y transformando en música sus pensamientos sobre la muerte.

Vamos a hablar de tres artistas y tres conceptos y/o perspectivas, para ilustrar lo que queremos decir.

La oscura estrella de David Bowie.

David, sabía que no le quedaba mucho tiempo antes de volar y creo su última obra -¡Y qué obra!- “BlackStar” haciendo lo que mejor se le da (sí, así en presente.) romper moldes. Su disco hace guiños a sus propias creaciones y está plagado de simbolismo y de verdades.

Toma conciencia de que, en realidad,  es un lázaro y que, cuando ya no esté -dice- será lo que he hecho, será música. “Mírame estoy en el cielo….ahora todo el mundo me conoce…seré libre como un mirlo

No vamos a seguir analizando este último disco porque nos daría para unos cuantos libros, Allí ha dejado sus secretos para que los descubramos. Estrenó disco y se fue con las estrellas.

Pau Donés y sus 50 palos

Pau, lo dice claro. “El no se muere, el tiene Cancer y ya está” y de este modo le pierde el miedo a la muerte, igual que le pierde el miedo a la vida.

Cuando entiende esto, hace un disco, escribe un libro y estrena gira. Todo a la vez. Así es Pau. Canta Humo y tiene el Ahora y canta a su gran amor La Vida. El no se despide, el es así, la muerte es tiempo.

Bearoid y su recién salido del horno “At Your funeral”

Así define este artista su apenas estrenada canción.

At Your Funeral es una canción dolorosa pero bailable sobre el miedo de perder a un amigo, un corte ceremonioso y espiritual. Soy demasiado joven todavía para acostumbrarme a la muerte de gente a la que quiero que tiene mi edad. Recientemente vi como un amigo vivió una serie de experiencias que le podrían haber matado pero últimamente estábamos demasiado alejados como para decirle que me preocupaba, y básicamente me puse a gritar en mi estudio para intentar relajarme

Beroid  habla sobre una realidad palpable: que no estamos preparados para la muerte, no sólo de la propia, también la de la gente que queremos. Que esa “gente” no tiene porqué ser la mas cercana. El amor no se desvanece con los kilómetros físicos y emocionales tan solo se esconde en mutismo y cobardía.

Beroid teme al momento del funeral y a tener que confesarse a sí mismo todas estas verdades. No quiere arrepentirse de no haberle dicho a esa persona “frena el ritmo que estás matando y me importas aunque con la distancia ya no lo parezca”.  Exorciza sus demonios gritándolos en forma de notas musicales.

Ya veis, pensar sobre la muerte sucede aunque no queramos. Al nombrarla unas cuantas veces, ocurre como con el personaje de Tim Burton “Bitelchus“, se hace presente mágicamente naturalizada y de un modo genuino.

De eso trata un tanto efuneraria, de cómo tomar la muerte por los cuernos, enfrentarse a su pensamiento y hacerla humana. Queremos ayudar a quienes hacen esto mismo. Ayudar a que te despidas como tu desees de esta vida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s